Posturas

image

Cuando dos personas estan hablando personalmente, transmiten una gran cantidad de información, que indica qué tan interesados están en una conversación, cuan apurados se encuentran, y cuál es su opinión con respecto a su interlocutor.
La manera más sencilla de aprender a identificar estos gestos delatores, es viendo a dos personas conversar, y no siendo partícipe de la charla.
Básicamente, hay tres partes del cuerpo que emiten mensajes muy sólidos durante un encuentro de dos personas. Los ojos, el torso y las piernas.

Es verdad que cuando una persona mira hacia otro lado mientras le estan hablando, demuestra falta de interés, pero no siempre que una persona nos mire a los ojos cuando le hablamos, necesariamente está atento a lo que decimos. Hay gente que se da cuenta que si mira hacia otro lado mientras le hablan, sabe que van a pensar que está desinteresado, por lo que oculta su gesto delator y  mira fijamente a su interlocutor, casi con sus pupilas inmoviles. Es una manera de suprimir una de las partes de su cuerpo que emite un desinteres de manera muy explícita.
Cuando esto sucede, la ansiedad se traslada hacia las piernas y empiezan los movimientos de los pies que todos conocemos, que denotan impaciencia.
Esto tiene una explicación: La persona que mueve sus piernas durante una conversación, les está enviando sangre a ellas, para calentarlas y dejarlas listas para preparar la huida.
En cuanto al torso, muchas veces nos sirve de indicador para darnos cuenta para qué lado la persona desea seguir su rumbo.

Lo primero que la persona quiere ocultar cuando está desinteresada, es su mirada, segudo su torso y por último sus piernas. Si prestamos atención, las piernas siempre nos revelan la mayoria de la información en una charla cuerpo a cuerpo, porque es lo que más lejos está de la vista del interlocutor.

Tips para comprender algunas de las posiciones de las piernas en una charla:

Piernas paralelas: Muestran seguridad y firmeza. Expone los genitales. Proyecta imagen dominante.

Piernas cruzadas a la altura de los tobillos: Disconfianza al interlocutor. (En el caso de los niños, que todavía no generan ese tipo de sentimientos de manera tan explícita, nos indica, muchas veces, su necesidad de orinar.)

La mayoría del peso ubicado sobre una pierna:
Seducción, elegancia. Desde la edad media, hasta mitad del siglo XIX, era la manera en la que se paraban los miembros de la clase alta, para deferenciarse de la clase trabajadora.

Siempre, de una manera u otra, el mensaje se emite, está en el interlocutor el saber identificarlo o no. Y como dice la frase…

“Quien tiene ojos para ver y oidos para escuchar, constata que los mortales no pueden ocultar ningún secreto. Aquel cuyos labios callan, habla con la punta de sus dedos; se traiciona por todos sus poros.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: