Nadal – Djokovic: Las dos caras de una misma moneda.

enero 29, 2012

No hay que ser muy experto para darse cuenta qué es lo que está pasando por la cabeza de éstos dos deportistas, pero sí vale la pena analizar un poco el por qué de sus posturas.

La posición de brazos cruzados tiene muchos significados, pero en este caso representa no sólo el enojo de Nadal consigo mismo, sino, una manera de poner un obstáculo entre la gente y él.  En estas situaciones los deportistas no quieren escuchar palabras, ni siquiera de consuelo. Necesitan estar con ellos mismos, solos. Es por eso que Nadal forma una barrera con sus brazos, para así poder mantener distancia. Una posición netamente defensiva.

También se puede apreciar una ligera separación de las piernas. Esta posición se denomina PIERNAS EN FORMA DE “V”. Es una posición que indica dominio, debido a que amplía el volumen de su cuerpo y ocupa más lugar en el espacio. Por otro lado lo ayuda a reforzar su masculinidad, ya que parado de esa manera expone sus genitales.

La cara de Rafael Nadal contiene mucha información, gracias a que él no la desea transmitir. Él es una persona muy expresiva con su rostro, y en este caso se está forzando para no demostrar angustia, tristeza y enojo. Es por eso que su cara está prácticamente sin expresión, pero tensa. Lo que no quiere decir que no comunique.

La figura general de Nadal está forzada. La parte inferior de su cuerpo intenta parecer dominante para no demostrar debilidad en público, pero el cuerpo es inteligente, y automáticamente lo dispara por otro lado. A medida que subimos la vista, es más fácil identificar lo que siente.

Djokovic, por otro lado, refleja una postura plenamente triunfal y dominante. La posición que adopta se denomina, “POSICIÓN DE AMBOS BRAZOS EN JARRA”

La posición con ambos brazos en jarra hace que al tener los dos codos hacia afuera, provoque un efecto expansivo en su torso, lo que demuestra una figura más amenazadora.

Los codos son una excelente herramienta de ataque ya que son duros y sirven no sólo para golpear, sino para apartar a alguien de nuestro camino y abrir paso entre la gente sin provocar la ofensa a la que llegaríamos si usáramos nuestras manos. El mensaje de los codos es clave: Amenazan a la gente sin que ésta sea totalmente consciente de las circunstancias.  Una postura clásica del monarca Enrique VIII.

El rostro de Novac Djokovic se encuentra con el mentón elevado, la mirada hacia abajo y la boca entreabierta. Este gesto es una expresión de orgullo, superioridad y digna de alguien que quiere demostrar que es capaz de manejar su destino. Por un lado expone el cuello, que es una zona vulnerable de todos los animales, y por otro lado el hecho de levantar el mentón y mirar hacia abajo, lo ayuda a proyectar (no conforme con su 1,86 m.) una imagen de una persona más alta, que es asociado socialmente con un alguien potencialmente peligroso. Su cara expresa mucho y está relajada. Lo que está transmitiendo, lo está sintiendo. Es genuino.

Posturas

agosto 26, 2011

image

Cuando dos personas estan hablando personalmente, transmiten una gran cantidad de información, que indica qué tan interesados están en una conversación, cuan apurados se encuentran, y cuál es su opinión con respecto a su interlocutor.
La manera más sencilla de aprender a identificar estos gestos delatores, es viendo a dos personas conversar, y no siendo partícipe de la charla.
Básicamente, hay tres partes del cuerpo que emiten mensajes muy sólidos durante un encuentro de dos personas. Los ojos, el torso y las piernas.

Es verdad que cuando una persona mira hacia otro lado mientras le estan hablando, demuestra falta de interés, pero no siempre que una persona nos mire a los ojos cuando le hablamos, necesariamente está atento a lo que decimos. Hay gente que se da cuenta que si mira hacia otro lado mientras le hablan, sabe que van a pensar que está desinteresado, por lo que oculta su gesto delator y  mira fijamente a su interlocutor, casi con sus pupilas inmoviles. Es una manera de suprimir una de las partes de su cuerpo que emite un desinteres de manera muy explícita.
Cuando esto sucede, la ansiedad se traslada hacia las piernas y empiezan los movimientos de los pies que todos conocemos, que denotan impaciencia.
Esto tiene una explicación: La persona que mueve sus piernas durante una conversación, les está enviando sangre a ellas, para calentarlas y dejarlas listas para preparar la huida.
En cuanto al torso, muchas veces nos sirve de indicador para darnos cuenta para qué lado la persona desea seguir su rumbo.

Lo primero que la persona quiere ocultar cuando está desinteresada, es su mirada, segudo su torso y por último sus piernas. Si prestamos atención, las piernas siempre nos revelan la mayoria de la información en una charla cuerpo a cuerpo, porque es lo que más lejos está de la vista del interlocutor.

Tips para comprender algunas de las posiciones de las piernas en una charla:

Piernas paralelas: Muestran seguridad y firmeza. Expone los genitales. Proyecta imagen dominante.

Piernas cruzadas a la altura de los tobillos: Disconfianza al interlocutor. (En el caso de los niños, que todavía no generan ese tipo de sentimientos de manera tan explícita, nos indica, muchas veces, su necesidad de orinar.)

La mayoría del peso ubicado sobre una pierna:
Seducción, elegancia. Desde la edad media, hasta mitad del siglo XIX, era la manera en la que se paraban los miembros de la clase alta, para deferenciarse de la clase trabajadora.

Siempre, de una manera u otra, el mensaje se emite, está en el interlocutor el saber identificarlo o no. Y como dice la frase…

“Quien tiene ojos para ver y oidos para escuchar, constata que los mortales no pueden ocultar ningún secreto. Aquel cuyos labios callan, habla con la punta de sus dedos; se traiciona por todos sus poros.”

Forlan, Messi y Neymar: 3 postales dignas de analizar.

julio 10, 2011

 

¿Qué es lo que ves en esta foto?

Si, eso, que están los 3 jugadores (Forlan, Messi, Neymar) con similar postura. Ahora vamos a analizar un poco más en detalle la información que éstos jugadores nos transmiten.

No cabe duda que la postura que adoptan estos tres futbolistas, es producto de similares sentimientos. Pero lo que en realidad lo que están delatando es un gran estado de sumisión.

Podemos ver los hombros hacia abajo y hacia adelante dejando al descubierto el cuello, lugar vulnerable para un ataque. Por otro lado se puede apreciar una postura de la espalda encorvada, que ayuda a orientar el torso y cuello hacia abajo, lo que les facilita la bajar la cabeza y evitar todo contacto visual y negar temporariamente su poder, dominancia y responsabilidad dentro de su equipo.

Es bueno observar también que el grado de inclinación de la cabeza marca el grado de sumisión en la situación, y que, en este caso Messi lo hace notar más.

Todos sabemos que Messi siente la presión de haber sido reconocido como el mejor jugador del mundo por la Fifa con su club Barcelona, pero no tiene el mismo rendimiento que él desea con su seleccionado.

Por otro lado podemos observar que las manos de los 3 jugadores están completamente relajadas, lo cual, si fuera al revés, nos informaría un estado de ira o de preparación para un eventual ataque, pero no es así, se observa que las manos de los 3 comunican un estado de indignación/resignación evidente.

En cuanto a sus expresiones faciales, Forlan (que es el que más tension corporal revela) nos manda mediante sus músculos, un gesto de dolor/tristeza que le cuesta ocultar (extremos internos de las cejas hacia arriba, y comisura de los labios hacia abajo con la boca levemente abierta, sumado a una gran tensión general en los músculos de su cara).

A Messi, con su conducta sumisa y retraída por naturaleza, no le cuesta ocultar en su cara, lo que le está pasando por su cabeza (aunque todos podamos imaginarlo), pero debemos saber que la ausencia de expresión nos brinda aún, más información.

Neymar, por otro lado con su conducta un poco más alocada, su perfil de “showman”, y la tendencia a hacerce ver, nos brinda (si lo miramos con mucha atención y detenimiento) una pequeñisima sonrisa, llamada “sonrisa nerviosa” donde los músculos que deberían actuar en una sonrisa genuina, no son precisamente, los que están trabajando. Es una sonrisa que dura poco, está en constante movimiento (en la lucha por ir a la posición que su mente realmente le  indica, y puede confundirse con una expresion de vergüenza. Esa sonrísa está ocultando algún otro estado que Neymar no está queríendo revelar e intenta taparlo con una falsa y voluntaria sonrisa.

El cuerpo siempre revela la verdadera información, es necesario saber apreciarla.

 

La ansiedad y los gestos tranquilizantes

marzo 30, 2011

Como dije anteriormente en otros posts, el estado natural del ser humano es el de relajación. Cualquier situación que provoque nerviosismo, tensión o ansiedad, hace que nuestro cuerpo se comporte, inconscientemente, emitiendo gestos cargados de información acerca de nuestra ansiedad.

Antes que nada, debemos saber que la ansiedad la podemos ver como un momento, o como un estado permanente de la personalidad del ser humano. Hay personas que se encuentran constantemente ansiosas, la ansiedad toma participación en un gran porcentaje de sus vidas; en cambio otras personas no tienen la ansiedad como rasgo, sino como un estado momentáneo.

Los principales síntomas de ansiedad son el aumento del ritmo cardiaco, la respiración más rápida y sudoración en mayor cantidad. Estos síntomas van produciendo un efecto dominó en el comportamiento del individuo, lo que provoca que otros gestos delatores vayan saltando a la luz.

Durante una reunión, mirar el reloj, hacer movimientos con los pies repetida y rápidamente, acomodarse constantemente en la silla, son gestos que delatan la ansiedad de una persona.

En una charla informal con un amigo o conocido, el asentir con la cabeza reiteradas veces y de manera rápida mientras él habla, es un signo de ansiedad, estamos comunicándole indirectamente que queremos que termine de hablar porque queremos hacer o decir otra cosa.
Estos actos de nerviosismo se transmiten a todo el cuerpo mediante movimientos imperceptibles para algunos ojos, pero que están llenos de contenido.

A ninguna persona le sienta cómodo estar y parecer ansiosa, por lo que, cada vez que se da cuenta que lo está, comienza a ponerse más ansiosa todavía, lo que le lleva a producir gestos tranquilizantes para calmar esta ansiedad. Casualmente, estos gestos tranquilizantes son mucho mas fáciles de detectar que los gestos delatores de ansiedad en si, ya que son más evidentes y mas visibles a un ojo menos entrenado. Seria como descubrir la enfermedad de una persona, observando que medicamento toma y no, en realidad, los síntomas de la enfermedad en sí.

Cuando a un vendedor que recién se inicia en su trabajo, le toca la tarea de ofrecer un producto a un cliente, la ansiedad y el nerviosismo pueden hacerle pasar un mal momento. Si el vendedor se vio inmerso en una situación donde el cliente le pregunta algo que él no sabe responder, automáticamente la frecuencia cardiaca aumenta, la sudoración se vuelve mas intensa y la respiración mas agitada. Pero esto no es fácil de detectar, lo mas sencillo y a veces divertido para quienes observamos este tipo de situaciones, es ver como el vendedor comienza a delatarse con gestos tranquilizantes como: Frotarse el brazo con la palma de la mano, tocarse el pelo, rascarse la cara, etc.

Que representa esto? Fácil, estos gestos sustituyen el cariño y el amor que le dio algún ser cercano cuando era niño, en momentos que necesitaba reforzar su seguridad. Un vendedor que mientras explica sobre un producto a un cliente, al mismo tiempo se frota suavemente la cabeza, en el fondo de su inconsciente está su madre diciéndole, mientras lo acaricia: “Vamos hijo, vos podés hacerlo bien”, al igual que frotarse el antebrazo o atravesar el brazo por el frente del cuerpo de uno mismo para simular un abrazo imaginario de otra persona.

Otro ejemplo de la vida diaria son los fumadores. Más allá de todo el efecto tranquilizante que pueda producir, o no, el tabaco, cuando un fumador coloca los labios alrededor de un cigarrillo, no está simplemente fumando, está conectándose con la seguridad que alguna vez encontró en el pecho materno.

Básicamente, los gestos delatores de la ansiedad, los encontramos en la respiración, frecuencia cardíaca y en la transpiración, pero estos al incomodar a quien los siente, generan gestos tranquilizantes que son los que hacen que su ansiedad se vuelva mas evidente para quien esté observando y terminen comunicándose con el resto de su cuerpo.

“Quien tiene ojos para ver y oídos para escuchar, constata que los mortales no pueden ocultar ningún secreto. Aquél cuyos labios callan, habla con la punta de sus dedos; se traiciona por todos sus poros.”
____________________________________

Plus:
Si usted está apurado y necesita irse, no mire su reloj, ni el de la pared, sus ganas de irse se manifestarían de una manera demasiado explícita. Enfóquese en el reloj de su interlocutor.

 

Publicado con WordPress para BlackBerry.

El lenguaje de los abrazos

marzo 24, 2011

Un simple abrazo pueda comunicar mucho. Si observamos detenidamente a dos personas abrazarse, estas transmiten gran cantidad de información de la que ni ellas quizás sean conscientes.

Culturalmente, un abrazo es un ritual de saludo para gente que se conoce entre si, pero que no se ha visto por un período el cual determinara la intensidad de este abrazo; o también se suele ver en situaciones donde se intenta dar apoyo o consuelo a alguna persona.

Existen 7 tipos de abrazos:

Abrazos de lado: Abrazo dado por una o ambas personas, estando una al lado de la otra. Este tipo de abrazo se da cuando no se desea que se malinterpreten acciones afectivas.

Abrazos frontales: Es un abrazo cargado de emoción y de sentimientos. Los que dan este tipo de abrazos suelen ser personas muy seguras de si mismas y sin preocupación por lo que dice la gente.

Abrazos en media luna: Las dos personas se encuentran frente a frente pero sus cuerpos están parcialmente unidos. Lo utiliza la gente que está preocupada por las inferencias sexuales que pueden deducirse de un abrazo frontal.

Abrazos erguidos: Las personas que realmente sienten un abrazo, sus cuerpos entran en contacto completo. Uno puede determinar la comodidad de las personas al dar un abrazo por la posición de sus pies y el acercamiento de sus pelvis.

Abrazos cóncavos: Las personas que se sienten incómodas al abrazar a alguien, alejan sus pies y adoptan una posición “sacando cola” ya que con esto reducen la posibilidad de contacto.

Abrazos convexos: Cuando alguien desea demostrar interés por otra persona, sus pies se mantienen cerca y su pelvis se impulsa hacia adelante.

Abrazos con palmadas: Muchos piensan que el motivo real de las palmadas en la espalda durante un abrazo, es reafirmar el sentimiento. Esto no es tan así. Lo que quieren comunicar las palmadas durante un abrazo es: “Ya está, podés soltarme”. Esto es un gesto delator sutil, pretende demostrar algo que no es.

Ejemplo: Un hombre se encuentra con una mujer en la calle, el la rodea con sus brazos y ella responde de la misma manera. Unos segundos después ella le da a él unas palmadas en la espalda y el hombre inmediatamente la suelta. Lo que no sabe el hombre es que está actuando a nivel inconsciente al soltar a la mujer, al igual que ella elije dar las palmadas inconscientemente para darle fin al abrazo.

Acerca de las miradas

marzo 22, 2011

Muchas veces escuchamos o decimos frases como “Por qué me mirás así?”, “Me di cuenta por su mirada”, “Que mal que me miro esa persona”, pero no tenemos bien en claro qué es lo que hace que la mirada provoque un efecto en nosotros. El ojo siempre es el mismo pero la manera en que sus pupilas cambian el tamaño y los movimientos que una persona hace con sus ojos, pueden modificar el comportamiento de un interlocutor, u observador.

Personalmente la frase “Los ojos son la ventana del alma” me gusta mucho y me parece acertada. pero siempre y cuando seamos cuidadosos al momento de interpretar una mirada

La manera en que una persona mira, habla de su personalidad dominante o sumisa. Los subordinados, personas muy vergonzosas o tímidas, se caracterizan por no poder matenner un contacto visual prolongado con una persona más dominante. Es frecuente ver cuando un padre reta a un hijo o un jefe a su empleado, que llega un momento que estos no pueden tolerar la mirada de quien es dominante en esa situación y proceden a bajar la vista para intentar calmarse, casi siempre acompañado de una inclinación del mentón hacia abajo. Este tipo de se denomina gesto delator de sumisión.

Curiosamente, las personas sumisas no pueden mantener contacto visual con superiores o personas que admiran, pero si pueden, quedarse observándolos mientras ellos están concentrados en otra cosa, y cuando se vuelven a encontrar las miradas, el subordinado instantáneamente aparta la vista. Por eso se dice que las personas sumisas pasan mas tiempo mirando a las dominantes cuando ellas no las observan, que viceversa.

Existen también, miradas que demuestran aprobación y muchas veces inseguridad como por ejemplo cuando el encargado de una empresa habla al frente de los empleados diciendo: “Nuestra empresa ha incrementado sus ventas este año en un %60” e instantánea e inconscientemente aparta la vista de sus empleados para mirar al jefe buscando aprobación y respaldo de lo que dice.

Podemos también darnos cuenta cuando una persona esta haciendo memoria acerca de un hecho pasado, o algo que necesite refrescar para poder decirlo de manera acertada, tan solo con mirar el movimiento de sus ojos. Para explicar esto les voy a dar un ejercicio así lo comprueban por sus propios medios.

Elijan a una persona para hablar con ustedes. Siéntense o párense al frente de ella y díganle que van a hacerle una serie de preguntas que tiene que contestar. Comiencen diciéndoles: “Cómo te llamas?” (Fíjense que sus ojos se van a mantener enfocados en ustedes), “Cuántos años tenés?” (Cualquier persona que se acuerde de su edad los va a seguir mirando fijamente), “Decime tu número de teléfono al revés”. (Acá es cuando la persona aparta la vista mientras empieza a decir de a poco y con dificultad los números. Si lo dice al revés, sin problemas y sin apartar la vista, ya lo practicó anteriormente).  Cada vez que nosotros le hacemos una pregunta a una persona y esta necesite hacer memoria, va a apartar su vista de nosotros (Y acompañarlo generalmente con movimientos de manos, lo que nos da la pauta que aparte de hacer memoria, esta ansiosa). Ejemplo: Dos personas en un café mientras hablan acerca de una persona, una de ellas dice “Cómo era el nombre de esa mujer? Lo tengo en la punta de la lengua!” (Mientras hace memoria, desvía la vista y hace varios golpecitos cortos y rápidos a la mesa con su mano”).

Muchos insisten en que las personas suelen apartar la vista de su interlocutor cuando están mintiendo. Esto no es siempre así. Cuando una persona aparta la vista de su interlocutor, ante una pregunta, está haciendo esfuerzo para acordarse la respuesta (o a veces inventarla), pero no es matemático, hay muchos criterios a tener en cuenta cuando una persona esta mintiendo, no solo sus ojos. Usualmente la persona que miente, mantiene la mirada fija en su interlocutor para ver si este está creyendo su mentira.

La dilatación de las pupilas es un tema muy delicado. Las pupilas nos brindan información muy importante acerca de lo que siente una persona, pero debemos ser cautelosos al analizar. Como todos sabemos, las pupilas se contraen y se dilatan con la luz y con la oscuridad respectivamente, pero hay otros casos mas interesantes en que las pupilas varían su tamaño:

Cuando una persona está nerviosa o alerta, se dispara el sistema nervioso simpático, que hace que se libere adrenalina a la sangre para producir más y así enviarla a los músculos del cuerpo para prepararse por ejemplo, para una huida y dejando en un segundo plano, la irrigación sanguínea para una eventual digestión, por eso cuando estamos nerviosos se producen dolores en el estómago, el cuerpo ve como prioridad la huida y no la digestión. En este estado de nerviosismo las pupilas se dilatan para poder ver más lejos (por eso cuando estamos nerviosos es difícil enfocar la vista para leer de cerca). Pero por el contrario en un estado de relajación, se activa el sistema nervioso parasimpático que actúa completamente al revés. Las pupilas se encuentran contraídas y una lectura, por ejemplo nos resultaría más fácil de realizar al igual que la digestión.

Las pupilas dilatadas no solo las vemos en un estado de nerviosismo, sino también en una persona que está bajo los efectos de las drogas, con un grado alto de excitación sexual o simplemente al estar bajo los efectos de un fondo de ojo. Por esto mismo no podemos adjudicar un estado de ánimo sólo al tamaño de la pupila, porque si se combinan un alto grado de excitación, con la luz del sol, la conclusión respecto a nuestra pareja no sería la mejor; o tampoco podríamos decir que una persona está nerviosa porque sus pupilas están dilatadas, cuando por ejemplo ha recibido gotas para realizarse un fondo de ojo para un estudio oftalmológico.

Las miradas son muy interesantes, hay mucha información en ellas, pero debemos saber que el lenguaje corporal funciona en el ser humano como un todo. Querer hacer una interpretación de una emoción o del comportamiento de una persona, sólo guiándonos solo por una parte de su cuerpo, nos aleja cada vez más de la realidad.

Sonrisas auténticas y sonrisas forzadas

marzo 21, 2011

La sonrisa es una expresión que puede significar muchas cosas, pero que en la mayoría de las culturas refleja una situación de placer y/o de gratitud. Este gesto tan conocido, cuando es realizado de manera genuina, hace que el cerebro produzca endorfinas, las cuales producen una sensación de bienestar y comodidad, tanto física como emocional y reducen el dolor.

Dentro de todas las formas que nosotros podemos sonreír, podemos empezar haciendo una gran división de las sonrisas: Sonrisas genuinas o auténticas y sonrisas forzadas.

Las sonrisas genuinas son sonrisas generalmente involuntarias y hasta a veces inevitables. Por qué? Porque surgen de un sentimiento, de una emoción y las emociones generan activación de músculos que no podemos controlar (si no fuera así podríamos evitar gestos de tristeza cuando nos dan una mala noticia o podríamos evitar sorprendernos cuando nos cuentan algo que no esperábamos). La activación de éstos músculos produce gestos fáciles de identificar para quien tiene cierta información y presta atención.

Los músculos involucrados en una sonrisa auténtica o genuina son el músculo cigomático mayor y el músculo orbicular.  Qué función cumplen estos músculos? El músculo cigomático mayor es el encargado de elevar la comisura de los labios hacia arriba y el músculo orbicular es el que se encarga de producir que los ojos se cierren y se generen pequeñas arrugas en los costados de los éstos. Este músculo, el orbicular, es el que va a marcar la diferencia entre unasonrisa genuina y una sonrisa forzada o falsa. Cuando la sonrisa es forzada, estas arrugas en los costados de los ojos no existen. Para ponerlo en práctica, cuéntenle un chiste a alguien y observen si estos músculos se activan, es muy fácil de apreciarlo, y es uno de los ejercicios mas recomendables para comenzar a interpretar expresiones faciales.

La sonrisa forzada o falsa (también llamada sonrisa social) es una sonrisa en la que se activan menos músculos y en la que generalmente no mostramos los dientes. Es simplemente una gesto de gratitud en el que se elevan las comisuras de los labios. En qué momento se ve este tipo de sonrisa? Cuando, por ejemplo, decimos algo que a nosotros nos parece gracioso, y otra persona para hacernos sentir cómodos en ese momento utiliza esta sonrisa, que no surge desde lo mas profundo de sus sentimientos. También son fáciles de identificar cuando en un grupo de personas que está posando para la foto hay uno que no sonríe y el fotógrafo le dice “sonreí!”, ahí seguramente veremos una sonrisa forzada.

Otro caso en el que podemos ver esta sonrisa, es cuando, por ejemplo, un auto frena para dejar pasar a un peatón e instantáneamente este, en forma de gratitud sonríe voluntariamente (generalmente acompañado de una leve inclinación de la cabeza, como diciendo “si”, o asintiendo) para agradecer el gesto del automovilista. Estas sonrisas son llamadas también, sonrisas sociales, porque las vemos diariamente en la calle o en momentos en que la gente quiere expresar gratitud.

Aclaro también que existen situaciones en las que no vamos a poder identificar por estos medios, si una sonrisa es auténtica o no, por ejemplo cuando:

  • La persona está bajo los efectos de un sedante, mio relajante  o analgésico fuerte.
  • La persona está con el rostro inflamado por golpes u operación.
  • La persona se sometió a una intervención quirúrgica, por ejemplo, para eliminar arrugas alrededor de sus ojos.

Existen muchos tipos más de sonrisas como sonrisas irónicas, sonrisas nerviosas, sonrisas de desprecio, que más adelante iré desarrollando en otros posts.

 

El lenguaje corporal en momentos de agresión

marzo 20, 2011

El estado de relajación es el estado natural del cuerpo humano, pero como sabemos, lo que sucede en nuestro cuerpo es una consecuencia de lo que sucede en nuestra mente. Cualquier situación que produzca tensión en el cuerpo, genera un momento de anti naturalidad para el ser humano. Una persona que esté preparada psicológicamente para afrontar momentos de tensión, puede controlar su mente y por lo tanto mantener su cuerpo relajado; pero por el contrario, una persona que no sabe manejar sus emociones, reacciona como los animales: con su instinto.

Planteemos una situación de tensión que puede llegar a suceder diariamente: Un agresor y una víctima. Una persona se acerca a otra con intenciones de hacerle daño. Vamos a analizar las dos partes. Cómo es el lenguaje corporal de un potencial agresor? Como es el lenguaje corporal de una víctima?

El lenguaje corporal de un agresor, por más tranquilo que parezca, siempre tiene indicadores de un posible ataque, y no necesariamente físico.

El cuerpo puede parecer relajado, o bien estarlo, pero pocos son capaces de dominar los músculos de su cara.

La clave esta en sus ojos y boca. La mirada es penetrante, los ojos se mantienen bien abiertos, con los parpados tensos, pero con las cejas bajas e inclinadas, con la parte interna hacia abajo y la cabeza también hacia abajo (cualquier mirada con la mirada fija y la cabeza hacia abajo denota hostilidad). Con respecto a la boca, los labios se mantienen tensos, a veces apretados y muchas otras veces se ponen tan tensos que da la sensación de que se volvieran mas finos, por lo que se deja ver parte de la dentadura.

Otro tipo de expresión que es indicador de una posible personalidad violenta se da cuando la persona, mientras habla, eleva el mentón, inclinando levemente la cabeza hacia atrás, y siempre manteniendo fija la vista en su víctima.

Con respecto al resto del cuerpo, el pecho generalmente se matiene descubierto, con una posición bien erguida y los brazos al costado (el pecho y toda la parte delantera del cuerpo son, en una pelea, la parte más vulnerable, por lo que mantenerlo descubierto habla de una persona que está preparada para recibir un ataque y lo mantiene libre porque se siente superior o tranquila) manteniendo siempre los pies separados un poco mas de lo normal. (Posición muy común en los patovicas o seguridad privada.)

Los brazos y las piernas cumplen una función clave dentro del lenguaje corporal, esto es porque en una situación de tensión, el cuerpo reacciona naturalmente con dos posibles acciones: huir o pelear, por eso se traslada una mayor cantidad de flujo sanguíneo a las manos (para pelear) y a las piernas (para huir), en este tipo de situaciones podemos ver que generalmente los agresores mantienen los puños cerrados y apretados.

Una posible victima, si se decide a responder al ataque, su lenguaje corporal va a ser igual al de un agresor. Pero en el caso sentirse en inferioridad de condiciones, vamos a ver gestos delatores de control de distancia, como por ejemplo, dar pasos hacia atrás con cada paso que el agresor da hacia adelante, mantener los brazos cruzados, en modo inconsciente de defensa de su cuerpo, una mano cerca de la cara, para poder defender rápidamente un ataque a su rostro, o bien con un brazo adelante (o ambos, en muchos casas) intentando mantener distancia, pero siempre sin tocar al agresor, ya que el contacto físico en una situación de tensión, incita a la pelea.

Una persona que se siente agredida y no quiere pelear, tiende a orientar su cuerpo hacia un posible lugar de salida, su cejas se mantienen al revés que las del agresor, con la parte interna hacia arriba, los parpados tensos y la mirada no tan penetrante pero pendiente del agresor y de una posible vía de escape, siempre gesticulado con movimientos que  intentan mostrar las palmas de las manos (indicador que hace referencia a estar desarmado, por lo tanto indefenso). La mayor cantidad de irrigación sanguínea va hacia las piernas, como dije anteriormente, para poder tenerlas preparadas para huir.

Para concluir debemos saber que el lenguaje corporal de los agresores es siempre el mismo, así sean personas violentas que golpean a sus parejas en el hogar, peleadores de la calle, asesinos seriales, etc. La situación de violencia genera tensión la cual activa determinados músculos y hace que el cuerpo proceda de una manera común para la mayoría de los hechos violentos.

 

Gestos delatores del contacto físico

marzo 19, 2011

Si nos encontramos en una reunión, un evento social o cualquier situación donde en el mismo lugar se relacionen personas con distintos rangos, o escalafones, el poder jerárquico es apreciable de una manera muy evidente si tenemos en cuenta ciertos comportamientos interpersonales.

En lo que respecta al contacto físico interpersonal, podemos dividirlo en toques horizontales o toques verticales.

Los toques horizontales son, generalmente, vistos entre personas del mismo nivel jerárquico, por ejemplo, entre empleados de una empresa. Un inofensivo puñetazo en el hombro, una suave palmada en la espalda, un codazo al brazo, etc. Este tipo de toques son bidireccionales, es decir, el que recibió ese toque, puede devolver ese, o cualquier otro toque horizontal.

Dije anteriormente que lo vemos generalmente, y no siempre. Por qué? Porque muchas veces sucede que un superior, al darle un trato amistoso a un subordinado, éste lo interprete como una  “amistad con el jefe”, por lo que el subordinado procederá a comunicarse mediante toques horizontales, y esto genera el incómodo y espontáneo distanciamiento del superior (en caso de querer evadir la situación), o enfocar la mirada (1 segundo aproximadamente)  en el lugar donde recibió el toque y luego mirar a los ojos al subordinado (hasta que este baje la vista) en el caso de querer remarcar su cargo o posición jerárquica.

Los toques verticales son utilizados generalmente, por superiores hacia subordinados (un director de una empresa, hacia un nuevo empleado, por ejemplo), y son siempre unidireccionales, es decir: si el subordinado entiende de la posición que ocupa ante el jefe, no lo va a devolver. Este tipo de toques pueden ser por ejemplo, una mano del jefe, en el hombro del mismo lado de un empleado, mientras hablan de frente (esto es también, una manera de mantener la distancia y suele suceder cuando el superior no está seguro si el subordinado va a respetar su espacio. Otro toque vertical, lo vemos cuando el jefe le da, a la pasada, un suave apretón al brazo de una empleada, que esta devolverá con una mirada hacia abajo (en el caso de sentir vergüenza o también un alto grado de sumisión), una sonrisa social, sin mostrar los dientes (en el caso de querer reconocer la presencia en ese momento de su superior), o con la misma sonrisa, pero con un leve arrugamiento de los músculos de la nariz (esto se produce inconscientemente cuando la persona quiere sonreír pero por dentro siente disgusto, directamente por la persona, o por el toque que le esta le hizo). (Existen más gestos de devolución al contacto físico, que desarrollaré mas adelante en otros posts.)

A las personas que ocupan cargos altos en cualquier tipo de institución, no les gusta el contacto físico con cualquiera de sus subordinados, porque esto reduce su autoridad. Existen excepciones, por ejemplo los políticos que en plena campaña caminan en el tumulto de gente.

Una joya del lenguaje de los gestos

marzo 18, 2011

Quien tiene ojos para ver y oîdos para escuchar, constata que los mortales no pueden ocultar ningun secreto. Aquel cuyos labios callan, habla con la punta de sus dedos; se traiciona por todos sus poros.

Obama en plena campaña, refiriéndose al senador McCain: “El senador McCain ha servido honrosamente a nuestro pais (…)”

_________________________________________________________

Plus: Nuevamente la corbata roja, presente en la vestimenta de alguien que todavía no había asumido el cargo de Presidente de la Nación, pero que ya se sentía como “El que manda”.  (Las corbatas de color rojo simbolizan siempre: El que manda / El jefe.)